9 claves para ganar clientes en internet

9 claves para ganar clientes en internet

Todos los que trabajamos por cuenta propia a menudo nos enfrentamos a esta misma pregunta: ¿Cómo puedo ganar clientes  y crecer en mi negocio usando las herramientas que me ofrece internet?

La primera respuesta que, por tradición, nos viene a la mente es la publicidad. Puedes poner un anuncio en la televisión, o una cuña de radio o en medios de prensa. Pero cualquiera de esas opciones es tremendamente cara y no siempre devuelve el retorno esperado. ¿Entonces, qué puedo hacer? A continuación te damos 9 ideas para llegar a más clientes en internet.

 

1. Tu página web es tu principal tarjeta de visita

Una web profesional, con un diseño elegante y atractivo, que transmita las 3 ideas básicas de tu negocio (quién eres y qué haces, cómo te contactan y tu identidad visual), es imprescindible hoy en día para poder comunicar por internet. No sólo por una cuestión de presencia corporativa, sino porque sin web no existes. Usa tu web como herramienta principal, como esa primera impresión que ofrecer a tus potenciales nuevos clientes, y compleméntalo con redes sociales y otras herramientas de las que te hablaremos a continuación.

¿Sabías que sólo el 7% de las PYMES españolas tienen página web? Por sorprendente que parezca este dato, la inmensa mayoría de las pequeñas y medianas empresas en España piensan que una web es irrelevante para su negocio. Aunque se trate de un negocio local por cuyo escaparate pasen cientos de personas al día, puedes usar internet para llegar a más vecinos e incrementar tus ventas en poco tiempo. Y por menos dinero del que piensas.

¿Y sabías que más del 86% del tráfico en internet se produce desde dispositivos móviles y que Google y otros buscadores penalizan desde 2015 las webs que no están adaptadas a móviles? Además, hay muchas, muchas webs de empresas que, a día de hoy, siguen sin estar correctamente adaptadas a móviles y por ello pierden mucho tráfico y potenciales nuevos clientes. Así que piensa en que tu web sea responsive (adaptada a dispositivos móviles) y crossbrowser (compatible con todos los navegadores -Chrome, Safari, Firefox, Internet Explorer…).

 

 

2. Ese basto océano llamado internet

Vale, ya tienes web. ¿Y ahora qué?

Cuando pensamos en el concepto Internet y en usarlo para que nos conozca más gente, lo primero que podemos pensar es: “Bueno, pero internet es muy grande y no voy a conseguir llegar a mi público”; o “el marketing en internet es como matar moscas a cañonazos”. E incluso “ya está todo inventado en internet, no tengo nada nuevo que ofrecer”. En los tres casos aciertas y te equivocas. Analicemos paso a paso:

  • Internet es muy grande y no llegaré a la gente que quiero: Este punto va ligado al siguiente, y la solución pasa por segmentar. Efectivamente, internet es un basto océano pero lleno de oportunidades. Con el contenido y las herramientas adecuadas, puedes llegar a tu público sin perderte en el laberinto.
  • El marketing en internet es como matar moscas a cañonazos: Retomando el punto anterior, con mensajes generalizados, por supuesto que no conseguimos afinar el tiro. Pero con campañas segmentadas y usando medios más concretos, podemos enviar mensajes personalizados para cada sector de público objetivo y rentabilizar nuestro presupuesto.
  • Ya está todo inventado: Falso. A diario se sigue innovando en muchas áreas, e internet no es para menos. Tampoco es negativo ofrecer competencia sobre una idea de negocio ya existente si conseguimos destacar nuestros elementos diferenciadores que hagan a nuestra propuesta un poco más especial y diferente.

3. Posicionamiento y Blog

Sin duda, la clave para ser encontrado fácilmente es ocupar un puesto privilegiado en los resultados de búsqueda de Google, Yahoo, Bing y otros buscadores. A esto lo llamamos posicionamiento. Lo puedes conseguir, básicamente, de dos formas: orgánica (SEO) y promocionada (SEM).

El posicionamiento orgánico lo consigues con tu propia web y su contenido. Hasta hace no mucho, los buscadores usaban palabras clave insertadas en el código de la web para indexarlas, categorizarlas y asociarlas con determinados criterios de búsqueda. Pero eso cambió y hoy es mucho más importante la semántica y el contenido que determinadas palabras “escondidas” en metaetiquetas o atributos de etiquetas.

En este sentido, asegúrate de que tu web contiene una estructura clara y fácil de seguir, ofreciendo mensajes directamente relacionados con tus productos y los intereses de tu público objetivo. No cometas el error de vender algo que no controlas, pero sobre todo no cometas el error de no posicionarte antes de vender. Por ejemplo, imagina que tienes una panadería y hasta ahora tus clientes te conocían por tu horno de pan. Pero ahora quieres ampliar tu negocio y vender también empanadas y repostería. Obviamente, tus clientes no te conocen por estos nuevos productos y debes hacerles llegar la información de que, con la misma calidad de tu producto estrella (el horno de pan) también les ofrecerás empanadas, tartas y pasteles.

Un blog es una herramienta excelente para comunicarte con tu público, ofrecerles ideas, consejos y recordar tus servicios.

 

4. Transmite confianza

Puede parecer una obviedad, pero este aspecto pasa más desapercibido de lo que piensas a la hora de plantear una campaña de marketing digital. No vendas humo, habla de lo que sabes y demuestra que eres especialista en tu sector. Al fin y al cabo, el movimiento se demuestra andando, y no debes ofrecer una imagen de prepotencia ni excesiva autoconfianza. Es importante que tu cliente se sienta seguro contigo, y debes comunicárselo con todas las herramientas digitales que dispongas, y con tu trabajo, por supuesto.

 

5. Presencia profesional

Hay un porcentaje alarmantemente enorme de profesionales y empresarios que montan su web en plataformas de blog o incluso directamente sobre Facebook. Sea cual sea la dimensión de tu negocio, debes ofrecer una imagen profesional. Ponte en la piel de tu cliente: imagina que tienes un centro de estética. Al igual que te importa mantener tu local limpio y correctamente decorado, que tu personal sea atento y sepa lo que hace, también es importante ofrecer una imagen adecuada en internet. Echas por tierra toda tu imagen con una web que parezca “cutre”. Ponte en manos de una empresa especialista que te asesore sobre cuál es la forma más adecuada de enfocar tu imagen en internet. Con una web profesional los clientes de tu centro de estética podrán, por ejemplo, pedir cita online desde su móvil (e incluso fuera del horario de apertura) o conocer con más detalle los servicios que ofreces.

 

6. Emails, sí

Las campañas de emails (o email marketing) son otra herramienta fundamental para llegar a más gente e incluso para fidelizar a quien ya te conoce. Es importante no caer en el odiado spam, que puede poner en jaque tu presencia online y ofrecer una imagen no deseada, y ofrecer contenido de interés relacionado con tu negocio. Estos emails pueden ir asociados a tu blog o a tus redes sociales, y cada persona puede suscribirse, de forma voluntaria, a la lista de contactos a los que enviar esos emails; de igual modo que nos suscribimos a canales de Youtube o damos “like” a páginas de Facebook.

También puedes ampliar tu BBDD con campañas específicas de captación de emails o comprarlos a terceros. En cualquier caso, mejor que vayas de la mano de una empresa especializada que te asesore para no caer en prácticas penalizadas por la Ley Orgánica de Protección de Datos. En nuestro próximo artículo te daremos algunas ideas de cómo conseguir BBDD de forma legal.

Los emails cumplen, como decíamos, dos funciones: llegar a nuevos potenciales clientes y fidelizar a los actuales. En el primer caso, no cometas el error de enviar publicidad de forma masiva, sin ningún interés y mucho menos sin criterios de segmentación. Volviendo a tu negocio de estética, debes conocer cuál es tu cliente objetivo y centrarte en ellos. También puedes abrir un poco el abanico, pero seguro que consigues más atención de mujeres que de adolescentes varones. En el segundo caso (fidelizar), usa tus emails para mantener informados a tus clientes de tus servicios, logros o noticias de su interés (incidimos en SU interés, no en el tuyo). No sólo debes hablar de tu negocio y enfocarlo a convertir en ventas (éste es un error básico y terrible), sino también ofrecer contenido desinteresado.

Por último, al igual que tu web, los emails deben ser responsive (que se vean correctamente en móviles, tablets y ordenadores) y compatibles con la mayoría de clientes de email (Gmail, Outlook, etc). No hay nada peor que un email no se visualice correctamente al recibirlo.

 

7. Contenidos actualizados

Sí, debes invertir un tiempo, de forma frecuente, a actualizar el contenido que ofreces. De nada te vale hacer una inversión faraónica en una web impresionante que dejas olvidada y muestra lo mismo desde 1999. Debes ofrecer una imagen actualizada, renovada, en constante movimiento, que acompañe a todas las novedades que se producen en tu sector y ofrezca nuevas ideas a tus clientes.

En este punto interviene todo un poco: la web, el blog, los emails, las redes sociales… Usa todas tus herramientas para comunicar esa evolución necesaria. Con esto sumas muchos puntos en la imagen que ofreces y consigues llegar a más personas de forma natural. La constancia y la paciencia son tus mejores aliados en esta meta.

 

8. Redes Sociales

Seguro que estabas esperando que hablásemos de este punto. Pues sí, las redes sociales, usadas de un modo profesional, pueden ser unas herramientas muy valiosas para comunicar y llegar nuevos clientes. Queremos incidir en la diferencia entre el uso personal de una red social (por ejemplo, publicar fotos de nuestras vacaciones en Facebook) y el uso profesional mediante una página de Facebook, un perfil de Linkedin o de Twitter, o de contenidos multimedia como Youtube, Instagram, etc.

En las redes sociales profesionales obviamente no subes fotos de tus vacaciones con la familia, sino que las usas como altavoz para transmitir todo ese contenido del que te acabamos de hablar. Es la forma que tienes de comunicar a tus seguidores lo que hace tu negocio, promociones puntuales, campañas de captación o fidelización, trucos y consejos y noticias de su interés (volvemos al “su”).

Para conseguirlo ayúdate de una empresa que sepa gestionar este contenido, a nivel de comunicación (qué ideas expresas y cómo redactarlas) y de imagen. Es muy fácil destrozar todo tu trabajo anterior y tu imagen profesional con un uso inadecuado de las redes sociales.

Además podrás optimizar campañas publicitarias para conseguir más seguidores o promocionar determinadas publicaciones. Recuerda esta palabra que ya hemos usado: segmentación.

 

9. Contenido audiovisual y multimedia

No desaproveches las valiosas oportunidades que te brinda el contenido multimedia. Ya sea un spot para tu canal de Youtube, videotutoriales sobre aspectos concretos relacionados con tu núcleo de negocio o juegos online, que no sólo aportarán una imagen fresca y original de tu empresa, sino que atraerá a mucha gente interesada en lo que ofreces.

No existe ningún truco que ayude a que tu contenido se convierta en viral, pero sí puedes seguir algunas pautas básicas para que resulte interesante. Sé original, ameno, concreto y, repetimos, ofrece una imagen profesional. Tus vídeos son una extensión de tu negocio, y si quieres ofrecer profesionalidad, todo el contenido relacionado debe serlo también. No te conformes con un vídeo casero que sólo conseguirá proyectar una imagen distorsionada de tu negocio.

 

Bonus track: No seas tu peor enemigo

Por último, piensa en un aspecto que sólo puedes ofrecer tú: tú mismo. Cada persona tiene una forma distinta de hacer las cosas, de pensar y de afrontar tareas cotidianas. Esto mismo se transmite, de forma psicológica, en tu trabajo. Y tus clientes lo perciben inconscientemente. Recuerda la importancia de escuchar, analiza aquello que te hace diferente de tu competencia, que se te da especialmente bien, y enfócalo de forma positiva. En un mundo tan saturado de información y publicidad, no hay nada que mejor recompense un cliente que la confianza, la transparencia y la cercanía. Sentirse en manos profesionales, escuchado e incluso sorprendido. Aprende a explotar tus mejores cualidades.

 

En resumen, no existe una fórmula matemática para hacer prosperar tu negocio. Depende en gran medida de ti mismo/a, pero también de tus aliados. En este sentido, recuerda que podemos asesorarte y acompañarte en aspectos puntuales (tu web, tu presencia online, redes sociales, emails…) o durante todo el viaje. Y ofrecerte un enfoque práctico sobre como mejorar tu presencia en internet para fidelizar a tus clientes actuales y llegar a otros nuevos. Te ayudamos a conseguir tus objetivos.

Comparte si te gustó este artículo y gracias por leernos 😉

Please follow and like us:
Comments are closed