Cómo acelerar el Wordpress de tu empresa en 6 pasos

Cómo acelerar el WordPress de tu empresa en 6 pasos

Todos sabemos que WordPress es el principal gestor de contenidos por su potencia, rapidez y la extensa librería de plugins, widgets y temas soportados por millones de desarrolladores en todo el mundo. Pero, como cualquier site, puede ralentizarse en función del contenido incluido. Te contamos 6 trucos para acelerar tu WordPress.

1. La elección de un buen servidor o hosting

El primer paso es elegir un hosting o un servidor capaz de responder con la agilidad deseada. En función de nuestras necesidades y del rendimiento que pediremos a nuestra web, deberemos elegir un servidor u otro. En nuestro caso, trabajamos con varios clientes que tienen sus WordPress montados sobre servidores cloud (la evolución de los anteriores virtual servers), que ofrecen una adecuada escalabilidad y potencia, además de tráfico ilimitado en función del proveedor escogido.

Procura huir de los hostings “prefabricados” o “encapsulados” que muchos proveedores venden por un par de euros al mes, ya que este tipo de productos suelen traer opciones muy limitadas de configuración y de potencia.

Es muy importante también el proceso mismo de instalación y configuración inicial de tu WordPress. Puede parecer sencillo, pero es fundamental configurar también el servidor para optimizarlo y que ofrezca el rendimiento adecuado.

No olvides el soporte y mantenimiento posterior, una vez tu WordPress está en producción de forma pública, que te ayudará cuando los problemas se presenten.

No obstante, si no tienes claro cómo elegir el servidor más adecuado para tu web, te invitamos a que nos contactes y te asesoraremos encantados.

 

2. Usa un tema rápido y ligero

El segundo paso muy importante a tener en cuenta es la elección del tema o theme. De esta elección dependerán las opciones de personalización (sin entrar en programación) de nuestra web. Existen cientos de temas premium que ofrecen una capacidad de personalización muy grande, pero todos están limitados, ya que fueron concebidos de forma genérica para llegar al mayor público posible. Si tus necesidades de personalización son muy exigentes, te recomendamos la contratación de un tema desarrollado ex profeso para ti o modificar el tema de terceros elegido programando aquellas partes que no se adecuen a lo que buscas.

En cualquier caso procura elegir un tema que te brinde un número variado de opciones de personalización y que sea ligero. Hay temas que requieren del uso de un framework para funcionar, pero que a menudo sobrecargan de forma innecesaria tu web.

Una vez finalizada la web, revisa que cada página cargue estrictamente lo que necesite, ya que es habitual que los temas de WordPress inicialicen todo en todas partes, añadiendo un valioso tiempo de carga que acaba ralentizándolo.

 

3. Cuidado con los plugins

El uso de plugins en WordPress es muy habitual y el siguiente paso a tener en consideración. Los plugins son herramientas que extienden funcionalidades de WordPress y del propio tema. Del mismo modo que ocurre con los temas, existe una librería de plugins muy amplia desarrollados por terceros, pero hay que prestar mucho cuidado a cuáles instalamos, ya que podrían ralentizar tu web e incluso entrar en conflicto con otros plugins y conseguir que tu WordPress directamente no funcione.

Entre los plugins necesarios tenemos de cacheo, backups, optimización y SEO. También podemos añadir plugins para embeber los feeds de nuestras redes sociales o controlar las estadísticas de tráfico a nuestra web.

Otros plugins, en cambio, por estar mal programados o tener algún bug o incompatibilidad, lastran nuestra web y pueden entrar en conflicto, como decíamos, con otros plugins o con el propio tema, provocando que no funcione de forma adecuada.

Como resumen, en materia de plugins, quédate con esta máxima: si no lo usas, desinstálalo. No dejes plugins instalados desactivados y usa sólo los necesarios.

 

4. Caching o cacheo de tu web

Uno de los puntos fuertes de la optimización de tu WordPress son los tiempos de carga, que lógicamente mejoran al cachear algunos contenidos en tu navegador, principalmente recursos estáticos. Esto puedes conseguirlo de dos formas (principalmente): mediante plugins en WordPress o mediante el propio servidor.

WordPress se basa en ficheros PHP dinámicos que el servidor lanza al navegador cada vez que visitas una página de la web, y éste lo interpreta como si fuese un HTML estático. En los tiempos de carga de una página dependen tanto la capacidad del servidor de lanzar los PHP, como del navegador de interpretar y cargar ese contenido y convertirlo en elementos gráficos (que es lo que ves en la pantalla). En este sentido, WordPress cuenta con plugins que directamente crean ficheros HTML estáticos que serán servidos al navegador en lugar de los PHPs. Pero no todos los plugins de optimización y caching son adecuados. Al elegir debes tener en consideración otros plugins y tu propio tema para que no surjan conflictos de funcionamiento o rendimiento.

En cuanto al caching de servidor, nosotros siempre recomendamos usar la tecnología nginx siempre que sea posible, ya que acelera considerablemente los tiempos de servicio y permite cachear elementos estáticos (html, multimedia, hojas de estilos, scripts…) para que tu navegador no los recargue a no ser que haya habido cambios y sea imprescindible para mostrar el contenido actualizado.

 

5. Una base de datos organizada

A menudo la base de datos de WordPress puede acabar convirtiéndose, con mucha facilidad, en un sistema enrevesado y repleto de registros en desuso, especialmente si empezamos a instalar plugins que luego no usamos. Estos plugins suelen crear tablas adicionales donde almacenar su propia información, que suele estar relacionada con los registros propios de WordPress.

Además, cada vez que WordPress guarda una versión de un post (entrada o página), se genera un registro en la base de datos de forma incremental, por lo que si tienes 75 revisiones o versiones de una misma entrada, en la base de datos le corresponderá el mismo número de registros.

La estructura de BBDD de WordPress no es sencilla, precisamente, y usa de muchas relaciones entre tablas distintas para servir la información. Por otro esto es muy importante mantener la base de datos optimizada, lo más limpia posible, eliminando aquello que no usemos para no acumular millones de inservibles filas que sólo ralentizarán las consultas a la base de datos.

Hay algunos plugins que te hacen este trabajo más fácil, pero no todos son eficaces y no todos se ajustan a tus auténticas necesidades. No olvidemos que los plugins, al igual que los temas, se desarrollan pensando en necesidades generalistas para poder ser útiles de forma masiva. Y este concepto no siempre es compatible con la especificidad de algunos de nuestro proyectos.

 

6. Mejorar la carga de multimedia, scripts y estilos

Existen muchos elementos que a nivel de código pueden ralentizar tu WordPress: espacios o líneas en blanco, comentarios, redundancias, etc. Además de usar ngnix en tu servidor para los ficheros estáticos como hojas de estilos, multimedia (imágenes, vídeos, sonidos…) y ficheros javascript, puedes gestionar la compresión de estos ficheros para que resulten más rápidos de cargar. Este proceso puede llevarse a cabo modificando el fichero .htaccess de tu servidor o con plugins de WordPress como WP Performance Score Booster o similares. Pero no siempre obtendrás compatibilidad con ngnix.

Es importante también asegurarse de mantener indexado en Google (y otros buscadores) tu archivo robots.txt mediante la modificación de .htaccess.

Respecto al contenido multimedia, recuerda que WordPress realiza varias copias, en distintos tamaños, de la misma imagen cuando las subes. Esto dependerá de si tienes activada la opción correspondiente en tu panel de control de WordPress. Este proceso se realiza para servir, de forma dinámica, cada tamaño en función de las necesidades, especialmente cuando el fichero de origen es demasiado grande (en tamaño y peso). Hasta hace no mucho, las fotos que hacíamos con nuestros móviles pesaban como mucho 1MB, pero hoy en día es muy fácil encontrar dispositivos que generan archivos de más de 16MB con resoluciones superiores a los 5000 píxeles.

Si quieres optimizar tus imágenes, empieza por los ficheros de origen. No subas archivos enormes y pesados. Trátalos previamente con algún software de gestión de imágenes como Photoshop o Vista Previa (Mac OS). No olvides que el espacio del disco duro de tu servidor no es infinito, y que cuanto más lleno esté, más le costará leer y más lenta será la carga de tu web.

En Bezier Pixels ayudamos a nuestros clientes en este proceso de optimización de multimedia para que su carpeta Uploads no se convierta en un gigante difícil de manejar. Hemos visto casos de WordPress de más de 3GB, y esto es una barbaridad; no sólo porque ralentiza considerablemente la web, sino también los backups y porque engulle el espacio del disco duro casi sin darse cuenta.

 

Como conclusión, la seguridad de un sitio web es importante. Que ofrezca un buen SEO on-page es fundamental para alcanzar un buen posicionamiento en buscadores. La estética es otro factor fundamental. Pero nada de esto sirve si tu web es lenta y pesada. Aunque hoy en día ya disponemos de redes 4G y Fibra Óptica, no en todas las situaciones tendremos la misma cobertura. Tu web WordPress debería ser accesible a partir de unos mínimos de red, con el menor tiempo de carga posible para no desesperar a nuestros visitantes y para no disgustar a Google y compañía. Si sientes curiosidad y quieres saber cómo de optimizado está tu Worpdress en cuanto a velocidad de carga, te recomendamos que uses Google PageSpeed.

Por último recuerda que en Bezier Pixels podemos ayudarte a desarrollar cualquier plataforma web y a optimizar aquellas que ya tengas en circulación. Contáctanos sin compromiso y te atenderemos encantados.

Y, por supuesto, gracias por leernos 😉

Please follow and like us:
Comments are closed